Seguidores

jueves, 23 de febrero de 2017

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia) Pocas aves resultan tan familiares como la cigüeña blanca y pocas están tan arraigadas en las tradiciones como esta enorme zancuda que un día abandonó sus hábitos montaraces para asociarse al hombre en busca de sustento y protección. Esta especie hubo de soportar durante el pasado siglo una serie de drásticos cambios en los paisajes y los usos rurales que la llevaron a desaparecer en muchas regiones y de los que hoy día —gracias, en parte, a un cambio de hábitos—, se recupera asombrosamente. Descripción y Clasificación Orden Ciconiiformes; familia Ciconiidae Longitud 95-110 cm. Envergadura 180-218 cm. Identificación Ave inconfundible, de gran tamaño y notable envergadura, que luce un característico plumaje blanco, aunque con las plumas de vuelo de color negro. El pico —que es largo y apuntado— presenta una tonalidad rojiza o anaranjada muy intensa en el caso de los adultos, rojo sucio en los ejemplares juveniles y prácticamente negro en los pollos. Las patas son de un intenso color rojo anaranjado en las aves adultas y rosadas en los jóvenes. En vuelo adopta una postura característica, con el cuello y las patas estiradas. Canto En general, la cigüeña blanca es un ave bastante silenciosa, aunque emite algunas vocalizaciones ásperas de alarma cuando se excita o en presencia de individuos extraños en las inmediaciones del nido. El sonido más característico de la especie es un sonoro castañeteo producido al entrechocar las mandíbulas, conocido como “crotoreo”, que el ave ejecuta como salutación hacia su pareja.