Seguidores

viernes, 21 de julio de 2017

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)

Carraca europea (Coracias garrulus)
Carraca europea (Coracias garrulus) El rasgo distintivo más característico de la carraca —un ave mediana de aspecto robusto y fuerte pico— es, sin lugar a dudas, su colorido plumaje, de tonos azules y acastañados. Migradora y de hábitos insectívoros, en nuestro país aparece bien entrada la primavera, cuando instala su nido en todo tipo de oquedades. La pérdida de hábitat por la intensificación agrícola y el uso de plaguicidas han causado una drástica disminución de la especie en buena parte de Europa y un descenso preocupante en las poblaciones ibéricas. Descripción y Clasificación Orden Coraciformes; familia Coracidae Longitud 30-32 cm. Envergadura 66-73 cm. Identificación Ave de aspecto inconfundible, la carraca luce un espectacular colorido, en el que predominan diferentes gamas de azul, desde el azul-verdoso de la cabeza hasta el añil de las plumas centrales de la cola o el obispillo. Como contraste, el dorso exhibe un tono castaño rojiz. El diseño de ambos sexos es parecido y adquiere mayor vistosidad durante la época de reproducción. Los jóvenes, por su parte, presentan un patrón de coloración semejante al de los adultos, pero con tonos más apagados. Canto El nombre de esta ave hace referencia al característico sonido de su reclamo, un rak-cra-cra-cra grave, parecido al de una carraca de madera.

lunes, 10 de julio de 2017

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio) El pequeño y grácil alcaudón dorsirrojo es un habitante característico de las campiñas del tercio norte peninsular, donde frecuenta setos, bardales espinosos y lindes de bosque. Se trata de una especie estival en nuestro territorio, donde se reproduce —bastante tardíamente, pues las puestas tienen lugar entre mayo y junio— tras una larga y compleja migración desde sus áreas de invernada en África oriental y del sur. Descripción y Clasificación Orden Passeriformes; familia Laniidae Longitud 17 cm. Envergadura 24-27. Identificación Como el resto de los alcaudones, se distingue de otros pájaros por su voluminosa cabeza con antifaz, su larga cola y un pico con el extremo sutilmente ganchudo. El macho tiene la cabeza de color gris ceniza y las alas, el dorso y el obispillo de color pardo castaño. Las hembras son muy similares, aunque con la cabeza teñida de colores ocres y el pecho finamente barreado de marcas pardas. Los jóvenes son pardos, con el antifaz débilmente marcado y el pecho notablemente barreado. Se parecen mucho a los juveniles de alcaudón común, aunque los alcaudones dorsirrojos poseen varios rasgos diferenciales. Entre los más fácilmente apreciables destacan su obispillo pardo rojizo y la ausencia de una distintiva mancha blanca en la base de las plumas del ala. Canto En situación de alarma, el alcaudón dorsirrojo emite chasquidos similares a los de las currucas: tahtt-tchat-tchat. El canto es más elaborado, pero poco melodioso. Combina distintas notas muy cortas, que recuerdan a los trinos de aláudidos y fringílidos.

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus)

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) 

Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) La figura ingrávida del aguilucho lagunero patrullando incansablemente sobre carrizales y marjales se convirtió en una imagen bastante poco frecuente hace algunas décadas, cuando la transformación de los humedales y la persecución directa redujeron a poco más de 200 las parejas de estas rapaces. Actualmente, la población española se recupera lentamente, aunque está lejos de alcanzar la de otros países europeos, donde este aguilucho resulta más abundante. Descripción y Clasificación Orden Accipitriformes; familia Accipitridae Longitud 43-55 cm. Envergadura 115-140 cm. Identificación El aguilucho lagunero es una rapaz de tamaño medio y aspecto bastante estilizado, aunque ciertamente más robusto que los restantes aguiluchos presentes en nuestra fauna, a los que también supera en envergadura. La especie presenta, como es habitual en otros miembros del género Circus, un acusado dimorfismo sexual, ya que la hembra es bastante mayor y más pesada que el macho, y ambos sexos exhiben plumajes muy diferentes. En el macho adulto predominan los tonos marrones en el dorso, aunque la cabeza y la nuca son amarillentas o ligeramente grisáceas y surcadas por finas estrías oscuras. Las partes inferiores —especialmente a la altura de las patas y el bajo vientre— suelen adquirir un color rojizo, que va dando paso al crema o blanco sucio a medida que subimos hacia el pecho y la garganta, los cuales aparecen suavemente listados. Las rectrices y rémiges secundarias son grises; estas últimas describen una extensa banda alar, muy visible en vuelo. Ventralmente, las alas del macho son más bien claras —blancuzcas o de color gris pálido— y en ellas destacan fuertemente las negras rémiges primarias. Las hembras adultas, por su parte, resultan bastante más oscuras y menos contrastadas, en conjunto, que sus parejas, pues lucen un plumaje —tanto dorsal como ventralmente— dominado por los tonos pardoachocolatados, que en la cabeza, la garganta y los hombros son sustituidos por otros amarillentos o blanquecinos. Los ejemplares recién salidos del nido se parecen bastante a las hembras, aunque resultan más homogéneos y ligeramente más oscuros; además, solo presentan manchas más claras en la cabeza, la nuca y la garganta. Entre la librea juvenil y la de adulto existen varios plumajes de transición, que definen las diferentes edades del ave. Por otra parte, el aguilucho lagunero es una especie en la que no son infrecuentes los casos de melanismo y la aparición de diseños atípicos, lo que en ocasiones puede dificultar su identificación y propiciar las confusiones con especies de tamaño semejante. Canto El macho en vuelo emite un ki-i-aj; la alarma de la hembra es un explosivo qui-ic-ic-¡c.