Seguidores

miércoles, 15 de marzo de 2017

Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) 

Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) 

Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) 

Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) 

Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) 


Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) 

Añadir leyendaTorcecuello euroasiático (Jynx torquilla) 

Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) 

Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) 

Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) 

Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla) El más atípico representante de la familia de los pícidos en Europa es un ave de pequeño tamaño y críptico plumaje que poco tiene que ver con los verdaderos pájaros carpinteros. En efecto, el extraño torcecuello es incapaz de taladrar la madera, carece de algunas de las adaptaciones de los piciformes típicos y se comporta más como un paseriforme cuando se posa en las ramas o corretea por el suelo; sin embargo, conserva los hábitos trogloditas y una larga lengua con la que asalta los hormigueros. Descripción y Clasificación Orden Piciformes; familia Picidae Longitud 16-17 cm. Envergadura 25-27 cm. Identificación Este pícido de pequeño tamaño posee un aspecto característico y notables singularidades morfológicas que lo diferencian de los restantes componentes de la familia, dentro de la cual constituye una subfamilia independiente. En contraposición a los contrastados coloridos de otros pájaros carpinteros, el torcecuello luce una librea muy críptica, de color pardo grisáceo y profusamente manchada de punteados y barrados, que recuerda inmediatamente a la de los chotacabras o las rapaces nocturnas. La especie no presenta apenas dimorfismo sexual y su aspecto general resulta bastante diferente del de otros pícidos, pues recuerda en ocasiones al de un paseriforme, ya que suele deambular a saltos por el suelo, prefiere posarse en ramas horizontales (en lugar de hacerlo por los troncos) y carece de algunas de las características propias del grupo, como las rígidas rectrices (sustituidas en su caso por largas plumas blandas) y el fornido pico para perforar la madera, algo que el torcecuello jamás intenta. Canto Produce un sonido nasal y lastimero —ki, ki, ki, ki—, que puede parecerse al de otros pícidos e incluso al de ciertas rapaces.