Seguidores

miércoles, 5 de noviembre de 2014

(Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

 (Emberiza schoeniclus) Escribano palustre

scribano palustre (Emberiza schoeniclus) El escribano palustre es uno de nuestros paseriformes más raros y amenazados, pues ha visto mermar sus poblaciones hasta niveles preocupantes (en torno a 500 parejas) en los últimos tiempos. Durante el invierno, sin embargo, recibimos abundantes ejemplares procedentes de Europa, aunque su número también viene manifestando un notorio descenso. La desaparición o alteración de los humedales y los problemas derivados de la intensificación agrícola parecen estar en el origen de dicha situación. Amenazas y Conservación Las tres subespecies presentes en algún momento del año en nuestro territorio se han visto gravemente afectadas por la pérdida de carrizales adecuados como consecuencia de su mala gestión (roturaciones, quemas, etc.) y la desecación de zonas húmedas. Por otro lado, la intensificación agrícola también ha sustituido carrizales por cultivos de regadío, en tanto que la utilización de plaguicidas y herbicidas ha hecho disminuir sus fuentes de alimento, tanto animal como vegetal. Por todo ello, las dos subespecies ibéricas, lusitanica y witherbyi, están catalogadas como “En peligro” en el Libro Rojo de las aves de España. La subespecie europea schoeniclus, por su parte, tiene la consideración de “Vulnerable”. Las medidas de conservación que se proponen requieren un mejor conocimiento de las poblaciones, especialmente de las subespecies endémicas, así como la protección de sus zonas de cría y alimentación. Se debe tener en cuenta en la gestión de estos territorios la importancia de las plantas arvenses y, por tanto, la necesidad de mantener linderos, eriales y barbechos.

4 comentarios:

Ana Mínguez Corella dijo...

Hola.. Preciosas imágenes de este bello Escribano.. Un saludo desde Madrid

Noushka dijo...

Hola amigo Miguel,
Veo que tu no paras!!!
Descubro este Escribano palustre aqui, nunca lo he visto!
Magnificas fotos!
Un abrazo de Francia!

David Gascoigne dijo...

Great shots of this Reed Bunting. Congratulations.

JR dijo...

Una preciosidad, Miguel!
Es un ave hermosísima, y las fotos están de primera.
También he tenido el placer de la fotografiar hace poco tiempo.
Salud,
JR